Vida aún viva

Luis Gordillo
15 EUR
Comprar

Sinopsis

Yo también fui niño y en algún momento de esa época caí en la manía de recortar imágenes de prensa. Vivíamos entonces en Sevilla y mi padre recibía los tres periódicos de la ciudad, el de la iglesia, el de la falange y el ABC. Yo tenía suficiente material para entretenerme. En aquél momento recopilaba tres tipos de colecciones: a) caras, cabezas de hombres importantes, – no sé si con alguna dirección existencial (?); b) chistes, – no sé por qué?; c) imágenes no que no procedían de la prensa, sino de la publicidad, ya que mi padre era médico y recibía propaganda de laboratorios, – algunas eran excelentes. ¿Cómo con aquella edad podía yo estéticamente seleccionarlas?

No tengo la menor idea de lo que pasó con aquellas colecciones. Desaparecieron, no sé en qué dirección si en la física o en la cerebral.

Sin recordar en absoluto aquel intento, volví a las andadas a principios de los sesenta, cuando tuve que buscar modelos para los cuadros que estaba realizando. Eran cabezas con influencias pop USA, a veces enteras, otras troceadas, abriendo agujeros hacia la nada. Tenían unas grandes bocas femeninas sonrientes, muy pintadas, excitantes y relucientes que yo copiaba de portadas de revistas.

Dejada atrás esta fase fotográfica meramente funcional, pasé a la que sigo empleando actualmente: imágenes de periódicos o revistas que por alguna razón me llaman la atención; colección que llevo haciendo unos sesenta años. En los primeros tiempos me dejaba llevar más o menos por el capricho, por el juego, y después, poco a poco, fui tomándomelo más en serio, e incluso con el tiempo, intervenían en algunas de mis exposiciones.

En el año 75 hice una exposición en la galería Buades donde monté dos líneas paralelas en la pared: la de arriba estaba formada por fotos de mi colección, y la de abajo por dibujos con cierta relación con la foto pertinente de arriba, pero no hechos adrede. Se hizo un catálogo que sigue interesándome y que diseñé yo mismo.

También por esa época viví algún tiempo en el campo en Valladolid y, en una ocasión, blanqueando una habitación y para no manchar el suelo, lo llené de papeles de periódicos. Cuando terminé el trabajo se había producido un cierto pollock en el suelo y habían goterones blancos estrellados sobre algunas fotos. El resultado me interesó mucho. Los recorté y compuse un collage rítmico sobre fondo blanco que dio lugar a todas la obras que he hecho de este tipo. Las primeras fueron las que titulé Sedimentación, estructuración A, B, C, D (1975-76).

Posteriormente y también en los setenta, hice una enorme exposición en la galería Maeght de Barcelona en la que reservé toda una sala para enseñar fotos de prensa. Como éstas eran de tamaños distintos las pegué en cartulinas negras iguales y las introduje en bolsas de plástico, iguales también. A continuación situé todo el material formando líneas paralelas pegadas a la pared, creando un sólido conjunto que llenaba todo un gran espacio.

También de fotos, fue mi exposición en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife y, más tarde en el 89, en la Torre de los Guzmanes en la Algaba, pueblo de Sevilla, exposición magníficamente comisariada por Gerardo Delgado. En esta exposición junto con las fotos de prensa se mostraron otros trabajos fotográficos de muy distinta índole.

Ya habrán adivinado los lectores que la actual exposición va a mostrar, en principio, obras relacionas con las fotos de prensa. He comenzado por cinco obras de principios de los ochenta que son homogéneas, es decir iguales tamaños e igual objetivo: hacer collages con ese tipo de fotos de todos los tiempos colocándolas con un orden bien estudiado, con un objetivo compositivo rítmico que le da al conjunto una vida visual por encima del atractivo del material, que es más bien social, político, irónico o narrativo.

Últimamente para actualizar el material de la exposición he realizado cuatro piezas siguiendo la estrategia de las antiguas.

Como única novedad real voy a fijar en la pared una especie de mural con materiales muy distintos. Hay esencialmente imágenes de todo tipo: fotos de prensa, reproducciones de obras mías, material de imprenta, etc. etc.; hay también manchas pictóricas más o menos terminadas sobre cartulinas; algunos objetos, cajas de cartón, caretas de plástico, etc. Esta intervención la he titulado “huevos de dinosaurio”. En el fondo este montaje es una ampliación y continuación de los collages que he descrito anteriormente, aunque más intenso, más denso y más complejo.

Espero que no les guste demasiado.
Texto de Luis Gordillo para la inauguración de la sede en Madrid de la Galería Aural con la

exposición del artista vida (aún) viva. Madrid, 3 de diciembre 2019


Autores: Luis Gordillo
Editorial: Aural Ediciones
Año: 2019
Páginas: 12
Lugar: España
Idioma: Castellano
ISBN: 978-84-941516-4-4

 Versión descargable