La instalación se compone de 94 retratos de personalidades que han jugado un papel importante para los discursos decolonizadores desde la historia hasta la actualidad. Esta instalación se define a través de una perspectiva histórica desde el «sur» sobre las investigaciones hechas por pensadores no Eurocéntricos en relación con el problema de las referencias epistemológicas, teóricas, prácticas y estéticas; propuestas que son disonantes respecto a las aspiraciones del discurso y la representación hegemónicos y que interrogan la concepción del poder de la razón y el pensamiento universal.