Anna Bella Geiger | Concha Jerez | Fernando Sinaga | José Maldonado | Juan José Martín Andrés

TERRITORIOS DE LO TEXTUAL. Contextos invisibles

07/06/2019 - 09/15/2019 Galería Aural, Alicante

La distancia entre el arte contemporáneo y el público se hace más larga cuando las personas creen ser ajenas a este por falta de herramientas suficientes para entenderlo. Sólo tiene que dejarse llevar y hacer el minúsculo esfuerzo para aproximarse a una nueva forma de lectura: La palabra como imagen. La exposición Territorios de lo textual. Contextos invisibles es un recorrido por los territorios que los artistas  participantes indagan a través del uso del lenguaje, de la palabra y el texto siendo, en algunos casos, muy recurrente en su producción artística. Artistas que exploran las posibilidades del lenguaje en tanto que “material” que puede ser manipulado con libertad creativa y cuyas obras se formulan como dispositivos que examinan y reclasifican realidades mediante el uso del texto, y cuya función es explorar la propia naturaleza del arte, así como el cuestionamiento del lenguaje. El observador se entiende no como agente pasivo y pasa convertirse en partícipe activo del hecho artístico. Es el “observador” quien debe completar este proceso otorgando significación a la mirada que deposita sobre las imágenes de las obras, sobre las palabras y la imagen como un “todo”, pues ha de elaborar y re-elaborar el significado expandido de la textualidad y la visualidad.

Wittgenstein apunta que el sentido de una proposición o el significado de una palabra es su función, o sea que está determinado por el uso que se haga de la misma. El uso del texto o la palabra como imagen en el arte viene siendo un recurso muy empleado por los artistas a lo largo de la historia. Picasso y Braque en 1911, ya incluyen textos sus obras cubistas, como un mensaje codificado para que el espectador pueda descubrir la identidad del sujeto o el mensaje que se camufla en la pintura. Picasso utilizó el texto mediante los periódicos en el caso del Cubismo Sintético, sin embargo Magritte introduce el concepto de la semántica y la complejidad del significante y el significado. Pero es Joseph Kosuth quien a finales de los años sesenta, utiliza el lenguaje como medio de exploración de contextos sociales, culturales y políticos, a través de los cuales el arte conceptual será definido. Colaborará con el grupo Art & Language que desafía el vocabulario propio de la historia del arte, pues en su práctica adoptó la conversación como lugar de trabajo, cuestionando qué debería ser identificado como objeto artístico y reconsiderando el papel de la escritura en la práctica del arte.

Algunas mujeres artistas como son Jenny Holzer y Barbara Kruger han involucrado al espectador, a través del texto en sus obras, en la lucha de poder entre clases, sexos y política. Saben que sus mensajes deben ser atrayentes y cortos, para llamar la atención del espectador, como sucede con la publicidad. O Shirin Neshat que emplea la construcción de la imagen corporeizada y textual basada en la experiencia de cuerpo-texto. Algunos de las preocupaciones que de alguna manera u otra son comunes a los artistas que forman parte de la exposición,
son la ruptura con respecto a los lenguajes tradicionales: transversalidad de las disciplinas, integración en el proceso creativo de los mecanismos relacionado con filosofía, sociología, psicoanálisis, política, tecnología, cultura popular, ciencia, arquitectura, música o lenguaje como herramienta de experimentación o la ironía que se torna símbolo de resistencia.

La imagen se convierte en “fluido” para la densidad de la palabra y vehículo de todo un posible imaginario repleto de elementos conscientes e inconscientes que convocan al deseo y a la voluntad del observador-espectador-lector. La imagen “leída” es portadora de sentido pues ofrece resonancias con la propia narración interna para conectar con todas las posibilidades de interpretación (personal, contextual, social, cultural y simbólica). En la medida en que uno debe tratar de descodificar los mensajes, a menudo crípticos, la relación con las obras trasciende a la de la mera visión. Escribir con clave secreta o de un modo enigmático es una de las fórmulas básicas para esconder mensajes. La dificultad para descifrar el texto realizado pretende trasformar el mismo en imagen. La palabra y la imagen están en situación de igualdad y  colaboración, es diálogo fértil de significados y a la vez, la imagen o el texto cuando ambos comparten un mismo espacio e intención. En esta simbiosis emerge un relato (narración interna, movimiento del pensamiento o invitación para la mirada sensible y preparada). La palabra como imagen, la palabra objeto, la palabra multimedia, la palabra como idea.

 

Los artistas participantes son Anna Bella Geiger, Marco Di Giovanni, Pipo Hernández, Concha Jerez, José Maldonado, Juan José Martín Andrés, Massimo Pisani, Fernando Sinaga, Rirkrit Tiravanija & Tomas Vu. Hemos tenido el placer de contar con la colaboración de las galerías Nieves Fernández de Madrid y Repetto Gallery de Londres.

Video

Clipping de medios